miércoles, 7 de julio de 2010

Juan Luis Barrionuevo – de la Barra de Lúpin:

Más allá del papel fundamental que desarrollaban Sidoli y Guerrero, Juan Luis Barrionuevo tenía una de las participaciones más destacables en los contenidos de la Revista, fundamentalmente ligados al aeromodelismo, tema que más me atrajo en el “más allá de las historietas”
Digo que Juan Luis fue de “la barra de Lúpin”, ya que formaba parte de los personificados por Guerrero en sus historietas, como también estaban “Andresito Nicola”, el “Loco Turdera” con su Biplanito, el “Polaco”, con sus notas de camping, entre tantos otros.
En algún número han dicho que Barrionuevo era aeromodelista, piloto civil y “futuro ingeniero aeronáutico”, aunque desconozco si comenzó su pasión por las máquinas voladoras por la Lúpin, o si en realidad ya era un apasionado del tema Lector de la Revista.
Su caricatura en alguna de las historietas que participó

Barrionuevo fue el encargado de publicar los planitos de modelo para la Revista en su época de oro, los cuales generalmente aparecían una vez cada dos meses (en general, en cada número de Lúpin se “turnaban” (uno por número) una maqueta (diseño a cargo de Guerrero) y un aeromodelo, a cargo de Juan Luis.
Por eso, siempre la consideré una participación más que destacable y valiosa, tener listo un aeromodelo (idear, diseñar, fabricar, probar y publicar) cada dos meses – y a veces todos los números- a lo largo de años un nuevo aeromodelo no es una cuestión simple.
Con el paso de las publicaciones se animó a ir “más allá”, publicando “ornitópteros” (Nº 295), helicópteros y hasta una bicicleta con motor a goma (Nº 294).
De nuevo hay que remarcar entonces su mérito, ya que quienes hacen aeromodelismo saben que una cosa es fabricar o copiar un plano de aeromodelo, más difícil es adaptar un plano de un avión (o sus tres vistas) a aeromodelo para publicar, pero, lo más difícil de todo es “inventar aparatitos desde cero” que encima..... funcionaban!!!!!!!!!!!!!!!!!

Durante la década de 1990, Juan Luis desarrolló su propia revista, UL&X (Ultralivianos y Experimentales), para los fanáticos de la aviación experimental, la cual tuvo publicidad en la Lúpin, aunque, en mi modesta opinión, el público de la “Revistucha” no era el público para UL&X.



Para el Nº 305, se destacó nuevamente con una “joya”, festejando los 25 años de la revista, creó y publicó los planos del ICARO (el Biplanito de Lúpin) realmente los planos son una joya, y el modelo vuela increíble, lo cual es mucho, considerando que diseñó los planos para un aeroodelo que sólo estaba en la fantasía de Guerrero (aunque cabe aclarar que las líneas del ICARO es muy similar al RAF SE 5a, que SI voló en serio en la primera guerra mundial.


Barrionuevo y su retorno en “Pinlu”:
Con el inicio de la Revista Pinlu, Barrionuevo volvió a prestar colaboración con la revista, luego de algunos años, se lo vió “empapado” ya no con el vuelo, sino con la náutica. Así, en la Pinlu Nº 1 Barrionuevo participó con notas introductorias sobre veleros, donde explicaba que tanto el agua como el aire son fluidos, por lo cual, el avión y los barcos se comportan de forma similar.




En la actualidad, Juan Luis está radicado en su Goya de origen, y tiene 3 blogs, nuevamente relacionados con la aviación experimental, adjunto el link al principal:

http://ultralivianos-experimentales.blogspot.com/



Saludos,

3 comentarios:

Juan Luis Barrionuevo dijo...

Muchas gracias por estos lindos recuerdos, "Rincón Nostágico".
No puedo determinar con exactitud qué fue primero (si los aviones o "Lúpin") ya que desde que tengo memoria, las dos pasiones compartieron el mismo tiempo y lugar desde mi infancia hasta bien "mayorcito". Sí puedo afirmar que "Lúpin" amplió muchísimo mis horizontes y temas de interés, como también fue una fuente inagotable de inspiración. Cuando hablo de "Lúpin", me refiero no sólo a la revista sino a la influencia de la redacción entera, que fue mi segunda familia.
Sídoli y Guerrero, ellos mismos más personajes que los de sus propios dibujos, buenas personas, incansables, carismáticos, divertidos, ingeniosos, generosos, rectos... imposible no contagiarse de la alegre y sana "locura" que allí reinaba naturalmente, aún en las nerviosas fechas de cierre. Aprendí mucho en esa época, sobre todo, acerca de la vida buena.
Gracias por lo que escribiste y por devolverme, mágicamente, a esos trascendentales años.
Un abrazo.
Juan Luis

Saltapones dijo...

La verdad Juan Luis que es para mi un orgullo esta devolución de tu parte. Me gusta saber que gran parte de esa barra pasa regularmente por el blog a comentar y recordar, en otras palabras, "a mantener un poco viva la Lúpin" esa es la idea de mi humilde aporte.
Gracias por pasar, agradezco tus palabras.
Tengo el Icaro en mi casa, y cada vez que lo veo admiro la capacidad de tu diseño y tu creatividad.
Saludos

christophe dijo...

muchas gracias por estas fotos del laté 25 muy preciosas
Si usted tiene otras fotos, estaría feliz de verlos, estas permitirá que yo terminara mi modelo 3d del laté 25
muchas gracias
christophe